15/9/15

PORQUE NINGÚN DÍA ES IGUAL

Ayer, en nuestra ruta en 4x4, tuvimos con nosotros a una pareja entrañable, János y Andrea. De origen húngaro, viven en Brasil desde hace muchos años y habían venido a conocer Guadalupe después de asistir a una boda en las cercanías.

Según nos contaron, era su tercera visita a España, país del que están profundamente enamorados, por lo que, estamos convencidos, no será la última.

Para un guía, lo realmente gratificante es conseguir que las personas disfruten al máximo de la experiencia que les ofreces y, para eso, cuentan mucho también la predisposición, receptividad y grado de implicación de estas personas. János y Andrea fueron excepcionales en ese sentido, realmente implicados e interesados en todo lo que vieron, patearon y les contamos, disfrutaron enormemente de la ruta y del Geoparque. El interés fue tal que, una ruta que normalmente dura unas tres horas, ayer duró cinco y ni nos enteramos (y es que, si amas este trabajo, lo que te gusta y nunca te importa es precisamente eso, que se te alargue porque la gente está disfrutando y no tiene prisa por acabar).
Siempre sorprende gratamente (aunque los que amamos esta tierra lo entendemos perfectamente) que, personas que vienen de países o lugares con paisajes y parajes espectaculares, como puede ocurrir con Brasil, vayan  expresando, a lo largo de la ruta, sus impresiones con adjetivos como: interesantísimo, espectacular, increíble, bellísimo, inolvidable, puro, silencioso... 

János y Andrea disfrutaron con el aire limpio que respiraban y con la paz y el silencio que les envolvió en determinados lugares, no en vano viven en una ciudad de ¡12 millones de habitantes!, era casi una necesidad. Disfrutaron con la historia de la zona, la más cercana y la geológica, con la vegetación, con las rocas, con los paisajes, con la conversación, con las anécdotas... y de todo, con la misma intensidad y el mismo interés.

Normalmente, en todas nuestras rutas disfrutamos mucho con nuestros clientes, la mayoría de las veces, viajeros muy concienciados e interesados por todo lo que les rodea, pero hemos de confesar que ayer, fue uno de esos días en los que realmente nos hicieron sentirnos orgullosos de nuestro trabajo y de la labor de divulgación y entretenimiento que hacemos.

Imaginaros la despedida al final de la ruta, abrazos y más abrazos y una hermosa frase de Andrea diciéndonos que todo lo vivido le había llegado al corazón y ahí se lo llevaba.

Volveremos a encontrarnos, ¡seguro!.

No hay comentarios:

Publicar un comentario