10/1/11

La ruta de los Castaños de Calabazas en otoño.

Aunque nunca nos cansaremos de decir que en Villuercas hay rutas que se pueden hacer en cualquier época del año y ésta es una de ellas, tampoco seremos tan ciegos como para no ver que, precisamente en estas fechas, la magia que transmite al viajero la realización de esta ruta no tiene precio.

No solo se trata de la belleza de los mil colores diferentes que nos vamos encontrando durante la ruta (probablemente toda la gama, habida y por haber, de rojos, ocres y verdes, entre los más abundantes), sino de los olores, sonidos, detalles y texturas que nos provocan una cantidad tal de sensaciones que, una ruta relativamente corta (unos 8 km. entre ida y vuelta) se convierte casi en un sendero de largo recorrido por la cantidad de veces que uno se ve obligado a pararse y disfrutar, con todos los sentidos y despacio, muy despacio, de todo aquello que percibe.

Conviene comenzar la ruta temprano y, si tenemos suerte y ha llovido unos días antes y el día que la hacemos sale el sol, las luces que nos encontraremos penetrando entre la vegetación, formada mayoritariamente de castaños, y la ligera bruma mañanera, nos transportará a esos bosques encantados de cuento, esperando a cada momento ver aparecer un pequeño gnomo saliendo de alguna de las centenarias, sinuosas y espectaculares cepas de castaño que observaremos a lo largo de nuestro ascenso.

Y, si impresionantes son los bosques que dejamos a nuestra derecha, no menos impresionantes son a la  izquierda, las pendientes de la sierra por cuya base discurre encajonado el Arroyo de la Fuente, unas pendientes colmadas de casqueras o pedreras que, a poco que te pares a mirar, casi ves como se mueven ladera abajo arañando metros al terreno en su parte más baja y dejando hueco a la vegetación en la más alta.

Probablemente, en nuestro ascenso al valle de la Garganta de Calabazas (sí, sí, aunque parezca raro, ASCENDEMOS a un valle, luego volveremos sobre esto) nos encontraremos con algún paisano con quien charlar y a quien preguntar sobre la zona y los quehaceres cotidianos de las gentes del lugar. Nada más interesante que la conversación y la interesante información y vivencias que pueden aportar a nuestra ruta las personas que han mamado y pateado la tierra en la que nacieron.




No hay comentarios:

Publicar un comentario