2/2/13

Los humedales del Geoparque Villuercas, Ibores, Jara

Embalse del Cubilar con cientos de acuáticas.

Hoy día 2 de febrero se celebra el Día Internacional de los Humedales.

Nos hemos querido sumar a esta celebración haciendo este pequeño post sobre los humedales del Geoparque Villuercas, más conocido por su espectacular sistema de sierras y valles paralelos y menos por otros valores naturales que pueden pasar más desapercibidos pero que no son menos importantes a la hora de clasificar la zona como una de las más ricas en diversidad geológica, biológica y paisajística.

Según el Convenio Ramsar, un humedal “es una zona de la superficie terrestre que está temporal o permanentemente inundada, regulada por factores climáticos y en constante interrelación con los seres vivos que la habitan”.

El Convenio Ramsar fue firmado en Irán en 1.971 y su principal objetivo es la conservación y el uso racional de los humedales mediante acciones locales, regionales y nacionales y gracias a la cooperación internacional, como contribución al logro de un desarrollo sostenible en todo el mundo. Algunos de los humedales más importantes de Extremadura (Embalse de Orellana, Complejo Lagunar de La Albuera) pertenecen a la lista Ramsar de Humedales de Importancia Internacional y otros están a punto de entrar en esa lista (como el cercano e interesantísimo Embalse de Sierra Brava).
Grullas en la dehesa de Logrosán

En cuanto a nuestro Geoparque, son varias las zonas en las que podemos disfrutar de zonas húmedas llenas de vida, principalmente, aunque no exclusivamente, aves amantes de estos ecosistemas, que no tienen nada que envidiar a otras más conocidas fuera del mismo.

Muy desconocida y, sin embargo, muy interesante, es toda la zona del último tramo del río Guadalupe, en el término municipal de Alía y cerca ya de su desembocadura. Son muchas las pequeñas lagunas o charcas que se forman rodeadas de vegetación protectora en la que numerosas aves acuáticas y limícolas encuentran refugio.

Turbera del Hospital del Obispo
Embalses como el del río Cubilar o el azud del Ruecas presentan un gran y variada abundancia de aves acuáticas con la presencia, en las hermosas dehesas del entorno de este pantano, de cientos de grullas en los meses de invierno, grullas que, por otra parte, podemos observar en muchas de las zonas de dehesa que enmarcan las sierras interiores del Geoparque (entre Peraleda de San Román y el Gordo, dehesas de Alía, Cañamero y Logrosán, etc).

Ni que decir tiene que toda el área limítrofe con la Dehesa de Moheda Alta y las zonas de la comarca incluidas en el conocido Canal de las Dehesas constituyen un destino muy especial para todos aquellos que disfrutan de la observación de aves propias de humedales. 

Y también podemos disfrutar en las zonas del Embalse de Valdecañas pertenecientes a Peraleda de San Román y Valdelacasa de Tajo.
Raña de Dos Hermanas (Alía)

Y aunque no supongan una zona atractiva para las aves acuáticas, también entran en la definición de humedales las turberas, de las que tan importante representación tenemos en la zona (Hospital del Obispo, Aguas Blancas, Víbora, etc) con importantes y exclusivas especies botánicas presentes como droseras, orquídeas de turbera, brezos, etc.

No queremos terminar esta pequeña reseña sin comentar los excelentes humedales que debieron existir, no hace muchos años, en las partes altas de, al menos, algunas de las rañas del Geoparque. Algo, por otra parte fácil de entender debido a la composición arcillosa de los suelos de las rañas que retienen muy fácilmente el agua.

Raña de La Laguna (Castañar de Ibor)
De algunos de estos humedales hemos tenido noticias porque nos han hablado de ellos los mayores de la zona, como los que existían en la impresionante raña de Dos Hermanas en Alía que, perece ser, fueron desecados para aprovechar esos terrenos para siembra. De otros, fácilmente se deduce su existencia por el nombre de la raña en sí, como la Raña de La Laguna, en el término Municipal de Castañar de Ibor y en nuestra opinión una de las rañas más hermosas de la zona, a pesar de ser también de las de menor extensión.

Con este pequeño artículo y seguros que nos hemos dejado alguna zona sin nombrar, solo hemos querido llamar la atención sobre otro importante recurso del Geoparque Villuercas, Ibores, Jara, el de los humedales, convencidos de que uno de los atractivos de este rincón de Extremadura está basado precisamente en la gran variedad de ecosistemas que conforman el mismo y que le convierten en un referente esencial como espacio natural de primera magnitud.

No hay comentarios:

Publicar un comentario