17/8/11

El Corazón del Águila

El pasado jueves, 11-8-11, tuvimos el placer de asistir a la celebración del primer aniversario del Centro de Interpretación El Corazón del Águila en Oropesa (Toledo), dedicado a las especies de águilas de todo el mundo en peligro de extinción y a su recuperación.


Dicha celebración iba a consistir en una charla “Los siete dones del águila” ofrecida por Juan Manuel Blanco, director del centro y un aperitivo posterior. Lo que esperábamos, los que no habíamos tenido todavía la oportunidad de conocer en profundidad a Juan Manuel, era una charla amena y parecida a otras a las que podamos haber asistido en ocasiones, pero lo que nos encontramos fue algo totalmente distinto y lleno de espiritualidad de la que tan escasos andamos todos últimamente. Os escribimos aquí un pequeñísimo esbozo de lo que percibimos y escuchamos ese día, y decimos pequeñísimo porque es imposible transmitir todas las sensaciones que tuvimos y todo lo que Juan Manuel nos transmitió. Esperamos que os guste y que paséis por Oropesa a visitarlo, os aseguramos que os merecerá la pena.

Juan Manuel trabaja además en el centro de recuperación de aves rapaces en Sevilleja de la Jara, dónde no hace mucho han conseguido sacar adelante el primer pollo de águila imperial ibérica nacido en cautividad, una hembra llamada María. Según nos contó, su sueño era ser veterinario de águilas y él creó ese sueño.

Su trabajo le ha llevado a viajar por todo el mundo, lo que le ha dado la oportunidad de conocer la relación espiritual del hombre con el águila desde las tribus indias de Norteamérica hasta las nativas de los Andes. De hecho, mientras la celebración del jueves en uno y otro de esos lugares, había gente celebrando a la misma hora que nosotros y, se puede decir que conectados espiritualmente, el día del águila.

Juan Manuel nos presentó una charla interesantísima y llena de optimismo y esperanza (incluso en estos tiempos difíciles, económicamente hablando, en los que estamos inmersos actualmente) en la que relacionó ejemplos reales que él había vivido con las águilas con los siete chacras del hinduismo (el corazón dónde reside el alma y la capacidad de amar, el saber entregarse a los demás, el saber perdonar, el no tener miedo, el cultivar al máximo la paciencia, etc.) y con la espiritualidad de otras religiones.

Nos contó, por ejemplo, que en su centro de recuperación de aves habían recibido un día, un águila con el esternón fracturado por una caída (algo sumamente difícil de que ocurra por la gran dureza y grosor de este hueso de las aves que protege el corazón), había curado y ahora el corazón podía percibirse fácilmente a ras de piel. Cuando cogiendo el teléfono quisieron contarles su experiencia a sus amigos del otro lado del Atlántico, en los Andes, estos les comunicaron que, el mismo día, había llegado a su centro un cóndor también con el corazón al descubierto por otra fractura ¿CASUALIDAD? nos preguntó Juan Manuel. Lo dejamos a vuestra reflexión.

Para él, muchas de las cosas que le suceden en el día a día y que a otros nos pueden parecer casualidades, son señales que le ayudan a tomar decisiones, a dirigir su camino o simplemente a lograr ser feliz o algo muy parecido, incluso, como ya hemos dicho antes en épocas como la actual. Llegó a decirnos incluso, con esa sonrisa permanente en su rostro, que estaba convencido de que la crisis actual sólo era una “oportunidad para crecer”. Estamos convencidos que tiene razón y que desde luego, nos ayudará a crecer como seres humanos y a darle de nuevo importancia a cosas que, últimamente, teníamos muy olvidadas. Ahí os dejamos también esa frase para que la reflexionéis.

Como ya os hemos comentado fue una tarde intensa que, desde luego, hizo que algunos de nosotros volviéramos a plantearnos muchas cosas en nuestra vida. Como siempre, fue un día en el que teníamos muchísimo que hacer y estuvimos a punto de no ir, pero al final nos decidimos y fuimos y toda la familia en “comandilla”, para variar, porque justo ese día el plan que teníamos para dejar a las niñas en casa de un familiar no pudo ser, por cierto, también disfrutaron lo suyo con el resto de niños que había…….¿CASUALIDADES O SEÑALES PARA EL QUE QUIERA VERLAS???????. Después de lo que vivimos allí, nosotros estamos convencidos que no fue casualidad que decidiéramos ir.

Gracias por los siete dones del águila Juan Manuel, procuraremos no olvidarlos.


FUNDACIÓN ÁGUILA.




3 comentarios:

  1. Querido José Antonio

    No puede ir a la charla, pero veo que fue motivadora. Efectivamente, la ilusión es la fuente principal de movimiento para trabajar en el medio rural, y vosotors tenéis una buena reserva.

    Felicidades por vuestro blog. SOIS UNA ASOCIACIÓN EJEMPLAR.

    El logro de reproducir el águila imperial por primera vez en cautividad es motivo de celebración.

    Un abrazo
    Ricardo

    ResponderEliminar
  2. Gracias Ricardo. A ver si podemos ir al concierto que está preparando Juan Manuel para un futuro próximo. Nos hubiera gustado verte, aunque ya habrá otra ocasión. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Gracias a vosotros por todo el esfuerzo en llegar hasta Oropesa!!. Bueno, hicimos lo que pudiemos con las temperaturas extremas, la hora, la falta de tiempo y los nenes aportando su alegría y también sus voces. Qué lástima que no pudisteis quedaros a la segunda parte. Enrique sacó toda la magia de sus voces armónicas y su música y la gente pasó a otra dimensión. Se abrió una puerta tan grande como la de la sala!!. En Octubre o Noviembre vamos a organizar un concierto para despertar la iglasia de San Bernardo, ya os lo comentaremos porque puede ser de traca.

    Como decía mi hermano Ricardo: allá en Villuercas vibra una magia bien especial. Esa tierra pare corazones con una sensibilidad y cariño por la vida raras de encontrar. Aprovecharemos que os tenemos cerca para ir estrechando lazos en tods los ámbitos. Son tiempos de aunar vocaciones, sueños y corazones!!!: el poder del CÍRCULO!!

    Un fuerte abrazo del corazón!!
    Juanma+familia

    ResponderEliminar